Las 9 claves para ofrecer un buen servicio al cliente

Un buen servicio al cliente es el alma de cualquier negocio. Puedes ofrecer promociones y precios reducidos para atraer a tantos clientes nuevos como desees pero, a menos que puedas fidelizar a algunos, tu negocio no será rentable durante mucho tiempo.

Un buen servicio al cliente tiene como objetivo atraer de nuevo a los clientes, convertirlos en habituales y hacerlos embajadores de tu marca o producto. ¿Qué puedes hacer entonces  para crear una relación positiva y continuada con tus clientes?. No es tan complicado. Si realmente deseas ofrecer un buen servicio al cliente, todo lo que tienes que hacer es seguir las siguientes normas:

 

  • No hagas promesas que no puedas cumplir

Esta podría ser la más importante de estas nueve reglas para ofrecer un buen servicio al cliente. La confianza es una de las claves de cualquier relación y, un buen servicio al cliente, no es una excepción.  No prometas lo que no puedes cumplir o defraudarás las expectativas del cliente generando frustración e incidiendo de forma negativa en la CX.

 

  • Responde siempre

La primera regla de un buen servicio al cliente es no dejar sin respuesta a ningún cliente. Contrata un servicio de reenvío de llamadas, e-mails, ….. Asegúrate de que alguien descuelga el teléfono cuando un cliente llame a tu empresa o se contesten a tiempo los correos. Es importante además contestar de forma adecuada para que los clientes se sientan satisfechos con el trato recibido.

 

  • Escucha a tus clientes

¿Hay algo más exasperante que decirle a alguien lo que quiere o cuál es su problema y luego descubrir que esa persona no ha estado prestando atención y necesita que se le vuelva a explicar lo mismo de nuevo? No desde el punto de vista de un cliente. Si estás realmente interesado en brindar el mejor servicio al cliente, deja que tu cliente hable y demuestra que estás escuchándole de forma activa y aportando los feedbacks necesarios.

 

  • Haz sentir a los clientes que son algo especial

Haz que los clientes se sientan persona y no número…. Los estás preparando para que sientan experiencias especiales de servicio… y eso les llevará a la LEALTAD

 

  • Aprende a lidiar con las quejas

A nadie le gusta escuchar quejas y sabes que es imposible complacer siempre a todo el mundo. Pero si le prestas atención a la queja, es posible que puedas complacer a esta única persona  una única vez y posicionar de forma positiva tu orientación y servicio al cliente. Tratadas de forma correcta, las quejas pueden convertirse incluso en oportunidades.

 

  • Cuida al cliente, incluso si no tienes beneficios inmediatos

No se trata de ir regalando las cosas pero, en algunas ocasiones, tener un detalle con un cliente puede marcar la diferencia para que éste vuelva y para que recomiende nuestros servicios o productos a otras personas. Para proporcionar un buen servicio al cliente, hay que cuidar en primer lugar al cliente y luego ya vendrán los beneficios.

 

  • Entrena a tu personal

Tu personal siempre ha de estar orientado al cliente, ser educado, servicial y conocer el producto o servicio que desea vender. En este sentido, la formación es muy importante. Cada miembro del equipo debe tener la suficiente información y estar capacitado para atender a cualquier cliente de forma efectiva.

 

  • Ves un paso más allá

Si alguien entra en tu tienda y te pide que le ayudes a encontrar algo, no digas simplemente: “Está en el pasillo 3”. Dirige el cliente al artículo. Mejor aún, espera y mira si tiene preguntas al respecto o si necesita más información. Cualquiera que sea el paso adicional, si quieres ofrecer un buen servicio al cliente, ves a por ello. Las personas perciben cuando alguien hace un esfuerzo extra para ayudarlas y se lo explican a otras personas. Y ese boca oreja generará más clientes.

 

  • Ofrece algo extra

Ya sea un vale para un descuento futuro, información adicional sobre cómo usar el producto o una simple sonrisa, a las personas les encanta obtener más de lo que pensaban que iban a conseguir. Y no pienses que es necesario un gran gesto para ser efectivo. Un pequeño detalle puede marcar una gran diferencia.

Si aplicas estas nuevereglas sencillas de forma coherente y continuada, tu negocio será conocido por su buen servicio al cliente. Y, con el tiempo, un buen servicio al cliente atrae a más clientes nuevos que las promociones y las rebajas y contribuye a fidelizar a los ya existentes.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *